Buscar:

Inmunología ocular

La úvea la componen diversos tejidos, que forman una capa entre la retina y la esclera: Coroides, Cuerpo Ciliar e Iris. La uveítis es la inflamación de uno, dos o todos estos tejidos.

Según la localización de la inflamación podemos hablar de Uveitis ANTERIORES, INTERMEDIAS, POSTERIORES O PANUVEITIS si se afecta todas las estructuras. Las causas de las Uveítis son múltiples, incluyendo enfermedades infecciosas, producidas por agentes externos, o endógenas producidas por el propio organismo. También pueden ser reflejo de una enfermedad general que afecta a múltiples órganos del cuerpo, o ser una enfermedad exclusiva del ojo.

El tipo más frecuente de uveítis es la forma ANTERIOR, siendo más raras las Intermedias y Posteriores. Su diagnóstico requiere una entrevista dirigida por el médico para identificar posibles síntomas de enfermedades generales, un minucioso estudio ocular y en ocasiones, estudios analíticos y pruebas complementarias como Angiografía, Tomografía Óptica, Campimetría…etc.

El pronóstico y tratamiento variará dependiendo del tipo y agresividad de la uveítis. Incluye desde, exclusivamente tratamiento médico hasta la realización de sofisticadas intervenciones quirúrgicas como cirugía de catarata, endoláser y vitrectomía.

La necesidad de llevar a cabo en los pacientes con uveítis estudios analíticos, radiológicos, exploratorios, en ocasiones complejos, obliga a una colaboración coordinada entre varios especialistas, especialmente oftalmólogos y reumatólogos. Con la intención de mejorar el rendimiento de todas estas exploraciones, orientar el diagnóstico y el tratamiento de la uveítis, nuestro centro cuenta con una Unidad de uveítis formada por un Reumatólogo y un Oftalmólogo, que pretende dar respuesta a esta patología compleja.

Las uveítis son enfermedades crónicas que pueden amenazar la visión y por tanto requieren de especialistas entrenados y habituados en el manejo de este tipo de patología.¿Qué es una evaluación de Baja Visión?

Se estudian las limitaciones funcionales de los pacientes, sus necesidades y junto a un examen óptico se prescriben ayudas ópticas y no ópticas que permitan al paciente desarrollar actividades cotidianas y esenciales para su autonomía. Las ayudas ópticas pueden ser sencillas como lupas o sistemas de aumento más complicados, que siempre necesitarán de una rehabilitación para optimizar su uso

Alergia

En el término de alergia se incluyen distintas enfermedades que tiene un mecanismo común de producción. Alergia AGUDA o “fiebre del heno”; CONJUNTIVITIS Alérgica; Queratoconjuntivitis ATÓPICA y Conjuntivitis PAPILAR GIGANTE.

El síntoma clave es el PICOR. “Sin picor no existe alergia”. En todas ellas existe un aumento de una Inmunoglobulina E, encargada de activar el mecanismo de la inflamación.

Su tratamiento va dirigido a disminuir los síntomas con Antihistamínicos, Corticoides o fármacos específicos que actúan sobre las células encargadas de desencadenar la cascada de la inflamación. En algunos casos, se requiere el uso de inmumoduladores como la ciclosporina tópica para controlar un proceso crónico.

El manejo de estas enfermedades debe ser individualizado, valorando intensidad de la enfermedad y pronóstico.