Buscar:

Oculoplastia

Esta unidad cuenta con oftalmólogos especializados en el diagnóstico, estudio y tratamiento médico-quirúrgico de las patologías que afectan a Párpados, Vías lagrimales y Órbita.

En ocasiones, esta unidad, cuenta con el apoyo y la colaboración de otros especialistas, (otorrinolaringólogos, cirujanos maxilofaciales, radiólogos), con el objeto de ofrecer al paciente un servicio integral.

Párpados

Los párpados tienen una función protectora fundamental del globo ocular, de ahí que las anomalías en su posición deban ser tratadas para evitar comprometer la integridad de la superficie ocular. La Ptosis del párpado (caída del párpado), entropión y ectropión (rotación interna o externa del párpado) y las malposiciones de las pestañas, son algunas de las patologías más frecuentes.

Defectos estéticos del párpado, ya sean congénitos o adquiridos a lo largo de la vida adulta, como la blefarochalasia o la aparición de bolsas de grasa, también son tratados por este departamento.

También empleamos la inyección de toxina botulínica para el tratamiento de patologías como el blefaroespasmo esencial, (contracciones involuntarias de los párpados, en ocasiones incapacitantes), y como ayuda en el rejuvenecimiento facial para la eliminación de pequeñas arrugas de expresión, cada día más demandada.

Vias Lagrimales

La vía lagrimal es la vía natural de evacuación de la lágrima desde el ojo hacia las fosas nasales. Su obstrucción es la causa más frecuente del lagrimeo e infecciones oculares. Existen diversas técnicas quirúrgicas para intentar reparar las malformaciones o el mal funcionamiento de esta vía, que impiden la normal evacuación de la lágrima, y la elección de una u otra se decide tras la evaluación personalizada de cada paciente:

  • Dacriocistectomía: consiste en la extirpación del saco lagrimal, cuando éste está infectado además de obstruído.
  • Dacriocistorrinostomía: externa o endonasal: con el objeto de crear una nueva vía para evacuar la lágrima hacia la nariz, dejando unas sondas durante 2-3 meses. La ventaja de la cirugía con abordaje endonasal es la ausencia de cicatriz en la piel.
  • Conjuntivodacriocistorrinostomía con tubos de Jones: Se indica esta cirugía cuando hay una obstrucción de la vía lagrimal alta y no se puede realizar la dacriocistorrinostomía.
  • Reconstrucción de la vía lagrimal tras traumatismo o cicatrices quirúrgicas.
  • Sondaje de la vía lagrimal: en lactantes con lagrimeo y secreciones. Se suele hacer entre los 9-12 meses si no se ha resuelto espontáneamente con el desarrollo.
  • Intubación bicanalicular: en estrechamiento o estenosis de la vía lagrimal.

Órbita

La órbita es todo lo que rodea al ojo: membranas, músculos, grasa y huesos que forman la cavidad orbitaria donde se aloja el globo ocular. Las alteraciones orbitarias más frecuentes son las tumoraciones, los traumatismos que provocan fracturas orbitarias y pueden comprometer la motilidad ocular, y la orbitopatía tiroidea, (enfermedad inflamatoria relacionada con el hipertiroidismo, y que si no se corrige a tiempo puede ser potencialmente muy grave). En el tratamiento de estas patologías orbitarias cobra especial importancia la colaboración con otras especialidades médico-quirúrgicas.