fbpx
Buscar:

Madagascar lll

Fundación la Arruzafa ha llevado a cabo su tercera campaña de atención oftalmológica en Tsiroanimandidy, una población rural del centro de Madagascar y con grandes carencias sanitarias.

 
Desde el día 20 al 31 de marzo, fundación la Arruzafa ha desplazado un equipo humano de ocho personas, y en colaboración con la Misión Trinitaria de la localidad, a cargo del padre José Hernández de la Orden Trinitaria, ha llevado a cabo cirugía en el hospital estatal y consulta en las instalaciones de la misión.
Según un informe de UNICEF, la pobreza y las crisis geográfica y política en Madagascar se han combinado para crear un ciclo de sufrimiento que afecta a las mujeres y los niños en Madagascar, uno de los países más pobres del mundo que está clasificado en el puesto 135 de los 169 que aparecen en el Informe sobre Desarrollo Humano de 2010. La pobreza se agrava debido a una ubicación geográfica y una topografía vulnerables, que exponen al país a diversos riesgos naturales, incluidos los ciclones tropicales, las inundaciones y las sequías. Entre 2002 y 2011, Madagascar se vio azotado por un total de 22 ciclones que afectaron a cerca de 3 millones de personas, incluyendo un estimado de 540.000 niños menores de 5 años. Además, la crisis política actual ha dado lugar a la suspensión de la mayoría de la ayuda externa al país y ha reducido la capacidad de las autoridades malgaches para responder con eficacia a las emergencias.
El equipo estuvo formado por dos oftalmólogos (Antonio Hidalgo y Juan Manuel Laborda), un anestesista (Timoteo Jodral), dos optometristas (Matilde Sánchez y Alicia Navarro), dos enfermeras (Pilar Díaz y Sandra González) y una auxiliar, Natalia Tena.
Se pasó consulta 7 días en una sala del dispensario de la misión, en jornadas de mañana y tarde, ya que la demanda de pacientes era enorme. Se atendieron 876 pacientes, más las revisiones de los pacientes intervenidos. Se indicaron tratamientos farmacológicos, entregando colirios y pomadas pero la mayor demanda fue de gafas: se entregaron 550 gafas y 260 gafas de sol. Ya en España se están elaborando 23 gafas de graduación especial que de forma altruista y generosa donará Pedro Ávila, Farmacia-Óptica Pedro Ávila, y que serán enviadas a Tsiroanomandidy en breve. Los padres de la misión se encargarán de distribuirlas.
En cuanto a la cirugía, se llevaron a cabo 51 intervenciones, la mayoría de cataratas. La fundación trasladó el facoemulsificador portátil que permite realizar la cirugía en condiciones similares a como se hace en Europa, sin sutura y con anestesia local, lo que supone una rápida recuperación visual. También pudo trasladar por primera vez a Madagascar el esterilizador portátil con el que contamos desde hace un año. Eso nos permitió prescindir de los medios locales que suelen ser más lentos y además nos aportó más seguridad. Este año el quirófano estuvo ocupado con frecuencia por estudiantes de medicina y enfermería que observaron y se interesaron constantemente.
Este año, de acuerdo con la contraparte local, se ha dado un valor a todo el material entregado a los pacientes. Todos los pacientes (excepto aquellos a los que le era imposible), han entregado un donativo de 1.000 ariary (35 céntimos) por cada gafa, de visión o de sol, una cantidad posible para la mayoría de los malgaches. Queríamos que los pacientes le dieran valor al trabajo realizado por todos. El pequeño fondo obtenido y que a su vez fue bien acogido por los pacientes se le entregó al padre José Hernandez para los miles de proyectos que tienen en marcha, colegios, asilos, casas de acogida, etc.
La familia trinitaria en España y con el empuje del Dr. José Antonio Ramírez, está construyendo en el recinto de la misión un dispensario de mayor tamaño que el actual. Además de consultas, se incorpora un quirófano, sala de reanimación,…Estar allí nos dio la posibilidad de revisar que la distribución fuese la adecuada. Esperamos que el próximo año podamos trabajar allí todos.
Para la asistencia en consulta y en quirófano pudimos contar con la colaboración de tres traductores, Lalaina, Mario y Romy, malgaches que han estudiado o estudian filología hispánica en la capital, Antananarivo. También con la ayuda y el apoyo constante de los padres José y Severiano.
Para llevar a término este proyecto hemos contado con la colaboración generosa e imprescindible de todas las empresas que han colaborado aportando material para la expedición: Pedro Ávila, Jaytesa, Eschenbach, laboratorios Bausch + Lomb y Thea. El resto de material necesario ha sido aportado por el Instituto de Oftalmología la Arruzafa – Hospital la Arruzafa y a través de las aportaciones de los socios de la fundación. Muchas Gracias.

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies para analizar el uso que hace de la web, mejorar los contenidos y servicios y su experiencia de navegación.Más info

aceptar