Tras la revisión oftalmológica, que se realizó en junio de 2007 dentro del proyecto Vacaciones en Paz, a todos los niños que después de un primer reconocimiento, se le detectó alguna alteración visual, nos encontramos patologías, que por la edad de los niños eran irrecuperables. De ahí nace la idea de viajar hasta el Sahara para hacer una CAMPAÑA DE PREVENCIÓN DE LA VISIÓN EN NIÑOS PREESCOLARES.

Se han revisado a 650 niños de 4 a 5 años de edad en los campamentos de Smara y el Aaiún. El objetivo del viaje se centró en la detección y tratamiento de ambliopía y defectos visuales en la población infantil. Para ello se llevó a cabo un test de visión binocular de fácil uso, ( Test de Lang), y unos optotipos para la toma de agudezas visuales. El fin de estas revisiones, a las que la población saharaui no tiene acceso habitualmente, es la detección en edades tempranas de defectos de refracción que interfieran en el normal desarrollo de la visión y posterior tratamiento.

A 49 de los niños revisados se les ha detectado defectos visuales que provocan la aparición de un ojo vago si no son tratados a estas edades. La mayoría presentan alguna deficiencia visual por miopía,
astigmatismo e hipermetropía. Además de ha detectado estrabismo en varios niños, que viajaran a Córdoba para ser operados en el Hospital de la Arruzafa. El caso más grave resultó el de una niña de tres años, con catorce dioptrías de hipermetropía y seis de astigmatismo en su ojo derecho y doce y tres en su ojo izquierdo. En las revisiones han colaborado tres ópticos-optometristas pertenecientes al Ministerio de Salud Pública Saharauis.

Se han donado 900 gafas de sol, 180 monturas de adulto, 40 monturas de niño, 140 fundas de gafas y un importante número de colirios.
Se considera prioritario minimizar las deficiencias visuales por ambliopía (ojo vago), así como la labor de docencia con opticos y/o oftalmólogos nativos.

Sería muy beneficioso poder asistir anualmente a la población infantil. Para ello sería de mucha ayuda implicar a ópticos o/y oftalmólogos nativos que se formasen con nosotros y durante gran parte del año pudiesen seguir haciendo las campañas de prevención.

En futuras campañas podríamos asistir a los niños señalados como patológicos con lo que podríamos revisar a los de años anteriores y llegar a la totalidad de la población infantil.